Mues 1936

LA BERRUEZA Y SUS GUERRAS

Escrito por engarisun 25-05-2016 en BELICA. Comentarios (0)

Durante el sangriento siglo XIX, en la memoria de este País, la Berrueza sufrió lo suyo con las carlistadas, o batallas carlistas que tuvieron lugar por la zona. Fueron tres guerras carlistas las que asolaron diversos rincones de Navarra y del País en General, desde el norte al sur, desde Donosti al Maestrazgo, desde Valencia a Sevilla. No creo exagerado afirmar que hay mas muertos olvidados en cunetas debido a las refriegas guerreras y consecuencias posteriores de las guerras carlistas que de la guerra del 36. Muertos olvidados que ya nadie reclama. Se luchó con una crueldad inhumana ajena a cualquier acuerdo internacional. Carretas enteras de muertos desangrándose por las carreteras navarras, y que enterraban en cualquier sitio. Tanto fue así que hasta los ingleses tuvieron que poner orden. La primera batalla de aquella cruenta guerra tuvo lugar en la Berrueza, entre los términos de Asarta y Mendaza, sobre el 12 de diciembre de 1834. El eje del escenario bélico fue la carretera que une Mués con Acedo, en la gran planicie entre la sierra de dos Hermanas(Mendaza) y la sierra de Codés (Asarta), entre el general carlista Zumalacárregui y el general cristino (liberal) Oraá, que era navarro y conocía la zona.. Los Liberales, acantonados en Los Arcos, atacaron las líneas carlistas por su flanco este, bajo Dos Hermanas, descalabrando sus líneas defensivas. El hospital de sangre del valle de Lana se llenó de heridos, y todos los pueblos de la zona pagaron su tributo en muertos, que ya nadie reclama. SUCEDIÓ EN MENDAZA, EN LA BERRUEZA, EN 1834. Subida en un cerro sobre Mendaza, Santa Coloma, horrorizada en su ermita,  fue testigo de la carnicería.


LA CÁRCEL DE ESTELLA REVIVE SU PASADO.

Escrito por engarisun 10-04-2016 en General. Comentarios (0)

Han pasado casi ochenta años desde los luctuosos sucesos que tuvieron lugar en la cárcel, hoy museo, de Estella. Ayer, por  fin, 7 años después de nuestra primera carta que figura en este blog, enviada el 23 de Marzo de 2010, se colocó la placa conmemorativa que habíamos solicitado. La placa recuerda de forma genérica a todos los que estuvieron presos en ella, y en especial a los fusilados de Estella.  Cierto gusto agridulce se nos ha quedado a los que asistimos a los actos conmemorativos, y reconociendo el esfuerzo del ayuntamiento de Estella, no dejamos de echar en falta los nombres de los fusilados de toda la merindad, unos 80, que hubiese costado cuatro perras reflejarlos en la placa. Las heridas no se han cerrado del todo, y pudo haberse hecho.

La ceremonia, en un ambiente festivo plagado de ikurriñas, banderas republicanas y canciones vascas, fue seguida por centenares de personas que abarrotaban los alrededores del museo, en su mayoría parientes de los presos y fusilados de la cárcel. Da la sensación de que siempre en este tipo de eventos hay unas siglas políticas que quieren apropiarselo. Y los muertos no toman partido. No obstante una jornada para recordar, con las carencias expresadas, pero que en lo fundamental cumplió con el objetivo que todos deseábamos.

A la entrada del museo, en la pared de la izda., se puede contemplar la placa.


1460301023_placa1.jpg

MOMENTO DE REFLEXIÓN.

Escrito por engarisun 04-04-2016 en General. Comentarios (0)

Sigo con la pena de no haber podido averiguar nada de Julián Cambra, que aparece en el libro "DE LA ESPERANZA AL TERROR-NAVARA 1936" como fusilado de Mues, aunque en el pueblo nadie da razón de él. El olvido mas oscuro se ha tendido sobre su recuerdo. RIP.

No cabe duda de que Mola y sus secuaces, como Solchaga fueron los máximos responsables de las matanzas que ocurrieron en mues en el verano de 1936. Ellos abrieron la veda del rojo, y la sangre corrió por Navarra a raudales. Pero a mis tíos Ramón y Corpus y a Lucas no los mató Mola, por la sencilla razón de que no los conocía. Fueron falangistas y carlistas de Estella y Los Arcos los que subieron al pueblo a buscarlos, el día 20 de Julio, Lunes, un día después de que Mola promulgara su bando de guerra. Luego antes del 20 de Julio, de Mues ya habían pegado el chivatazo. En los pueblos se formaron las llamadas juntas de guerra, pudieron ser  el alcalde golpista, el cura, algún concejal, y algún falangista o carlista destacado. Fueron ellos los que confeccionaron las listas de personas a detener o "neutralizar" que luego pasaron a Estella o a Los Arcos. Y en la cárcel de Estella pasaron sus últimos días, desde el día 20 de Julio, hasta el 7 de Septiembre en que fueron sacados a fusilar. Pocos días antes del de los fusilamientos de la Cárcel de Estella avisaron a mis abuelos, en el pueblo, para que hiciesen algo, pues iban a comenzar los paseos. La cárcel no podía alimentar a mas de 200 presos. Como consecuencia de ese aviso Manuel Márquez y Valeriano Martínez, ambos de Mues, fueron liberados. No así ni Ramón, ni Corpus, ni Lucas ¿Porqué? Alguien del pueblo puso el veto a que los liberasen. Luego fueron los falangistas y carlistas de Estella los que apuntaron sus armas contra ellos, pero fue en Mues donde se apretó el gatillo.Los asesinos estaban en Mues, y eran vecinos de mis tíos.

1460301668_san-pedro1.jpg




PLACA DE LA MEMORIA EN LA CARCEL MUSEO DE ESTELLA

Escrito por engarisun 31-03-2016 en MEMORIA HISTÓRICA. Comentarios (0)

Después de unos 6 años en que dirigimos la 1ª carta al ayuntamiento de Estella, con el fin de conseguir que en el edificio Museo de Maeztu, antes cárcel comarcal, se reconociesen las detenciones arbitrarias, vejaciones y torturas que dentro de sus muros se cometieron, con posterior fusilamiento de unos 80 presos por los términos de la comarca, se ve la luz al final del túnel. El día 9 de Abril de 2016, dentro de 9 días, se va a colocar una placa conmemorativa. Nuestro agradecimiento al Ayuntamiento de Estella y a su actual corporación que lo ha hecho posible.

Adjuntamos la carta recibida de un concejal de su ayuntamiento:

-"Estimado José Luis:

En primer lugar, quiero trasmitirle nuestro reconocimiento por su trabajo en la recuperación de la memoria de su familiar y de todas las personas asesinadas por el régimen franquista.

Sin embargo, también quiero explicarle las circunstancias que nos han llevado a la colocación de la placa y al acto de reparación que con motivo de la colocación oficial de la misma tendrá lugar el próximo sábado día 9 de abril.

La colocación surge de la iniciativa de los concejales de EHBildu en la pasada legislatura (el 5 de febrero de 2015), que presentaron una moción que fue aprobada por EHBildu, Geroa Bai, PSN e IU. En la misma se señalaba ya el texto, en el que aparecía un reconocimiento general y un listado de los vecinos de Estella. Como ya sabrá, una vez aprobada, UPN, por entonces en el gobierno de la ciudad, impidió la aplicación de dicha moción.

En esta nueva legislatura ya con capacidad para cumplir el mandato del Pleno, nos pusimos a trabajar en la colocación de la placa.

Desde el inicio, una de las cuestiones que se planteó fue establecer las personas que habrían de aparecer expresamente reflejadas, y finalmente se optó por los vecinos y naturales de Estella al comprobar la dificultad (casi imposibilidad) de determinar el número de todas las personas y sus nombres. Como sabrá, no es tarea fácil, y pensamos que un intento de llegar a todas precisamente nos pondría en la situación de olvidarnos a muchas asesinadas en las mismas circunstancias en otras poblaciones de las que no tuviéramos datos, y eso sí que sería un enorme agravio comparativo.

Desde el primer momento, éramos conscientes de la dificultad de personalizar en todas y cada una de las personas el dolor y la injusticia sufridos, ya que, además de las fusiladas, fueron muchas más las personas detenidas, torturadas y humilladas.

Así pues, determinamos iniciar el texto de la placa con una mención a todas ellas:

"La Ciudad de Estella-Lizarra a todas las personas que tras el golpe militar del 18 de julio de 1936 sufrieron prisión en este edificio por defender la democracia, la libertad, la justicia social, el comunal y las libertades vasco navarras."

A continuación de la cual se ofrece una relación de los naturales y vecinos y vecinas de Estella.

En cualquier caso, creemos que es un paso más en la recuperación de la memoria y en el reconocimiento de todas las personas represaliadas tras el golpe militar de 1936, y esperamos que sirva para que otros Ayuntamientos pongan en marcha iniciativas similares de recuerdo de sus vecinos.

En ese sentido, he de informarle de que hemos invitado a representantes de otros Ayuntamientos de la merindad que sufrieron especialmente la represión fascista y que estos han acogido favorablemente la colocación de la placa y que varios de ellos nos han confirmado su asistencia"

Un cordial saludo.

Regino Etxabe Díaz (concejal EH Bildu)

carcel-1.jpg



EL GUDARI EMILIANO (cont.)

Escrito por engarisun 06-11-2012 en General. Comentarios (0)

 

Con la ayuda de la Sociedad Aranzadi y del Departamento de Justicia de Gobierno Vasco, Dirección de Derechos Humanos, hemos completado un poco más la biografía de Emiliano Monreal Lacalle.

Había nacido en Mues (Navarra) el 8 de Febrero de 1908 donde permaneció hasta el 1 de Agosto de 1929 fecha en la que se incorpora al Regimiento de caballería Almansa nº 23 con sede en Pamplona en cumplimiento del servicio militar. El 1 de Mayo de 1931, ya en situación de reserva, lo incorporan al regimiento Numancia nº6 con sede en Vitoria. En su hoja de Servicios sección castigos a 31 de Diciembre de 1931 pone textualmente “NINGUNO HASTA LA FECHA”, luego su comportamiento en el cuartel fue bueno, aunque en otro apartado de su Hoja no se le recomienda para ascensos. Curiosamente Emiliano pasó revista anual de su hoja de servicios hasta el año 1946, fecha en la que termiana sus 18 años de relación con el ejército. Ninguna referencia a su situación de desertor ni de evadido a Francia. Es como si a Emiliano nadie le echase en falta en su tierra.

Fue recién licenciado, Mayo del 31, cuando fija su residencia en San Sebastian en la calle Ondarreta casándose con Felisa Ruiz de la que tuvo una niña, que no llegó hasta el año 1936. Emiliano tenía entonces 28 años y le esperaba un futuro complicado. El alzamiento sorprende a Emiliano en San Sebastián y seguramente le tocó participar como miliciano en los enfrentamientos contra los militares alzados del cuartel de Loyola. Con la caída de la ciudad en manos de las columnas del coronel  Beorlegui, Emiliano escapa de la ciudad encuadrado en la columna Vasco Catalana que se forma en el frente de Madrid. El día 10 de Octubre de 1936 y en San Martín de Valdeiglesias cae herido en su pierna derecha y comienza para el un período largo de hospitalización, primero en el Hospital San Carlos de Madrid y luego en el hospital provincial de Valencia. Se desconoce cuando fue dado de alta pero sí que al término de la guerra, perdida para él, el día 13 de Febrero de 1939 cruzó la frontera por Gerona y se refugió en Francia. En aquél momento estaba encuadrado en la división 52 del ejército republicano, brigada 182, batallón 567, luego se ha de suponer que dejado el hospital de Valencia Emiliano se reincorporó al frente de guerra donde permaneció hasta que esta terminó el 1 de Abril del 39. El batallón 52 republicano fue uno de los mas combativos, estando presente en los frentes de Teruel, Ebro y Cataluña. Posiblemente Emiliano se incorporó al frente cuando terminada la batalla del Ebro las brigadas de Navarra se paseaban imparables por el frente de Cataluña. La división 52 cruzó la frontera francesa por Le Perthus a finales de Febrero del 39, perseguida por la 1ª brigada de Navarra de García Valiño. Emiliano comienza entonces su período de Campos de Concentración. Son unos 500.000 los refugiados que pasan la frontera a la vez que Emiliano. Francia se ve desbordada y habilita a toda prisa una serie de Campos de Concentración en la costa mediterránea, el mas famoso de ellos fue el de Argelés- sur- Mer que llegó a albergar a unos 100.000 refugiados en condiciones infrahumanas. Es posible que Emiliano pasase un tiempo en ese campo o en otro parecido, hasta que se habilitó el campo de concentración de Gurs, cerca de Olorons, al sur de Pau, donde encerraron a los refugiados de origen vasco. Al abandonar el campo de Gurs Emiliano se queda por la zona, en Crouseilles B.P. donde se aloja en la granja CHEZ GAT JULES, que es donde va a vivir y donde reclamará a Felisa y a su niña que siguen en San Sebastián. Como consecuencia de la herida sufrida en el frente de Madrid Emiliano arrastra una minusvalía en su pierna derecha del 45%, como reza en su parte médico, apto únicamente para “TRABAJOS SENCILLOS”.

Entre 1946 y 1947 Emiliano entra en contacto con el Gobierno Vasco en el exilio con el fin de conseguir alguna ayuda económica como Mutilado de Guerra en el Exilio, asociación a la que pertenece. El Gobierno vasco se la deniega porque él declara unos ingresos mensuales de unos 500 francos procedentes de su actividad privada como labrador. Aunque en la Causa General franquista Emiliano no figura como imputado en ningún delito, no pasó de soldado raso, decide no volver a España y muere en el exilio en 1973 a la edad de 64 años. Su esposa retomará la exigencia de ayuda al Gobierno Vasco a la muerte de su marido, que es la carta que hemos reproducido en el apartado anterior.

Emiliano había luchado por la república en diversos frentes, siendo herido en el frente de Madrid. Para el Gobierno Vasco no fue suficiente mérito y no le concedió ninguna ayuda. Murió en el exilio después de una vida azarosa. De haberse quedado en el pueblo Mues , y debido a sus ideas políticas, pudo haber sido fusilado por alguno de sus convecinos, como les sucedió a Ramón y Corpus.

 

http://engarisun.blogspot.es/img/frontera_francesa.jpg  

 

El ejército republicano pasa la frontera francesa por Le Perthus